earth

¡Lo que te perdiste!.  No te preocupes, todavía lo puedes disfrutar. No sé si fuiste o no al Evento “Now, a place for possibilities” que se celebró el pasado sábado en Madrid pero si no pudiste asistir, te perdiste algo grande.

Y no porque yo tuviera una ponencia en este acto, que también, sino porque “Now, a place for possibilities” es una de esas acciones que, sin duda, dejan su impronta en el apasionante camino de cambiar el mundo para hacer de nuestro entorno un escenario más feliz.

Una vez que terminó el evento y, tras asistir desde el principio hasta el final, quiero compartir contigo mi opinión sobre el mismo. Solo una palabra: INSPIRADOR. (más…)

¿Vamos hacia la compra – venta de países y Estados?. La pregunta puede sonar extraña. Sin embargo, si echamos un vistazo a las noticias que durante los últimos años y especialmente en los últimos meses aparecen sobre economía, nos daremos cuenta de que muchos de los términos empresariales y de los movimientos que tradicionalmente han sido propios de las empresas, se están aplicando al caso de los Estados.

Diversos países, incluso europeos, han entrado en suspensión de pagos e, incluso en riesgo cierto de quiebra. Lo que siempre ha sido una inversión segura (la deuda pública) ha dejado de serlo e incorpora ya sus dosis de riesgo. Las medidas de contención del gasto se encuentran en unos niveles jamás pensados para las administraciones públicas. Ahora se buscan medidas económicas eficaces, diseñadas e implementadas por gestores profesionales con un perfil más “empresarial” que político. (más…)

Las personas tenemos importantes sistemas internos que nos avisan y nos protegen en cada momento de nuestras vidas. Tenemos un ángel de la guarda en nuestro interior. Nuestro cuerpo y nuestra mente nos lanzan mensajes continuamente indicándonos si todo está bien o, por el contrario, hay algo que cambiar. La ley de causa – efecto siempre funciona y si nos sentimos bien o nos sentimos mal es como consecuencia de algo. Escucha a tu interior, analiza sus mensajes y sigue sus indicaciones para tomar las decisiones más adecuadas. (más…)

La mayoría de la gente de éxito se caracteriza porque tiene un alto nivel de energía. La energía es nuestro combustible. Es la gasolina con la que conseguimos todas las cosas, Sin duda alguna, existe una relación directa entre los niveles de energía y los niveles de desempeño.

Las personas alicaídas, débiles y sin ánimo consiguen, normalmente, resultados pobres en los diferentes retos que se marcan. Y eso suponiendo que se los marquen. Sin embargo, las personas optimistas, positivas, entusiastas y fuertes obtienen, por regla general, unos resultados sensiblemente superiores a los de la media.

La clave está, por tanto, en mantener y aumentar cada día nuestro nivel de energía.

Si queremos realmente obtener unos niveles de energía óptimos que nos impulsen al máximo, tenemos necesariamente que hablar de tres niveles de energía: la física, la emocional y la mental. Todas ellas son fundamentales y no podemos dejar que ninguno de los depósitos se vacíe. (más…)

Nuestras relaciones nos acompañan a lo largo de toda nuestra vida

Comienza un nuevo año y son muchos los proyectos a emprender y los objetivos a cumplir, tanto a nivel personal como profesional. ¿Quién no se ha planteado cuestiones como adelgazar, dejar de fumar, formarse en algo concreto u obtener algún título, montar un negocio o cumplir determinados propósitos en el ámbito del trabajo?.

Son buenos momentos para hacerse estos planteamientos y cualquier otro porque tenemos todo el año por delante para cumplir con nuestros sueños y deseos.

A la hora de ponernos en marcha en el camino hacia nuestros objetivos, podemos plantearnos ir solos o acompañados por familiares, amigos, compañeros o, simplemente, conocidos. Hagamos el planteamiento que hagamos, la realidad es que nuestra vida está ligada a otras personas en todos los ámbitos. Queramos o no queramos, estamos obligados a interactuar con otras personas. Nuestro mundo es un mundo de relaciones. (más…)

Como ya sabes, nuestro diálogo interior condiciona en gran medida nuestros comportamientos y nuestros resultados. Los condiciona hasta tal punto que es difícil lograr el éxito si no dominamos primero la forma en que nos hablamos a nosotros mismos. Ya sabes lo que decía el amigo Henry Ford “Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto”.  Tú decides.

Hasta aquí, seguramente estamos de acuerdo porque somos personas que nos preocupamos por nuestro crecimiento personal y profesional y, probablemente, ya hemos identificado en nosotros mismos situaciones en las que nos hablamos mal, nos criticamos y en las que, como consecuencia de ello, obtenemos malos resultados. Piensa en situaciones en las que te has dicho a ti mismo “qué malo eres”, “vaya castaña” o “eres un inútil”. Bien sea en algún deporte, en tu trabajo, en tus estudios o en cualquier otro entorno, seguramente te lo habrás dicho alguna vez.

Ahora la clave está en cómo cambiar nuestro dialogo interior. Este es el quid de la cuestión. (más…)

La autoestima comienza en la infancia, con la influencia de tus padres y del resto de personas que conforman tu entorno vital. Familiares, amigos, vecinos, compañeros, profesores o jefes son personas que ejercen una gran influencia sobre la forma en que te percibes tu mismo a lo largo de tu vida.

Tu nivel de autoestima está condicionado por la medida en que eres aceptado y valorado por parte de las personas que para ti son importantes. Tu actitud hacia ti mismo está determinada en gran medida por la actitud que tiene hacia ti la gente que te importa. Cuando percibes que eres valorado positivamente por tu entorno, automáticamente sube tu nivel de autoestima y autoaceptación. (más…)