FELIZ 2013

Ahora sí que llega el final del año 2012. Un año marcado, sin duda, por un entorno difícil que, en muchos casos, ha puesto en jaque principios, valores y creencias que estaban instaladas en nosotros y en nuestra sociedad desde hace ya mucho tiempo. Un año en el que incluso se ha producido un “fin del mundo”, el 21 de diciembre, según la profecía maya.

Son tiempos de tormenta. Es tiempo de un largo invierno al estilo del mundo de “Juego de Tronos”, donde las estaciones tienen una duración impredecible. Esa es la clave. ¿Cuánto durará este duro invierno en el que nos encontramos?. Esta pregunta es ya muy repetitiva. Lo cierto es que dure lo que dure, como no parece que nadie pueda responderla con fiabilidad, nos toca adaptarnos a la incertidumbre. Adaptarnos al cambio permanente.

Heráclito dijo: “todo cambia permanentemente y nada permanece, a excepción del propio cambio”. Y es una de esas verdades que tienen poca discusión. ¿Estás de acuerdo?. Hoy las cosas son así y mañana han cambiado. Hoy hay unas reglas y mañana las contrarias. Lo que antes me funcionaba ahora no.

Algunos hablan de ver la luz al final del túnel y yo siempre he dicho que para eso, primero tienes que ser capaz de atravesar el túnel sin luz, aprendiendo a ver en la oscuridad. Esto implica cambio y adaptación incluso de nuestros sentidos. Adaptación y renovación en todos los ámbitos. De nada sirve esperar a que alguien encienda la luz. Somos responsables de iluminarnos nosotros mismos a través de nuestras capacidades y potencialidades.

A pesar de las alarmantes cifras de los principales indicadores macroeconómicos, tengo la sensación de que somos muchas las personas que nos estamos adaptando en términos generales y estamos sacando a la luz nuestra versión más creativa, más luchadora y más social afrontar esta aventura. Es verdad que por el camino van quedándose algunos seres humanos que todavía no han sabido reaccionar ante el movimiento de sus cimientos. Y digo todavía, porque estoy convencido de que cada uno de nosotros tenemos nuestro momento. A cada uno le llega el día, la hora y el minuto en que decide responder con energía para avanzar. ¿Haciendo qué?. Eso es decisión personal e intransferible de cada uno.

La realidad demuestra que, a pesar de los malos datos generales, la sociedad sigue viva y son muchas las iniciativas tanto individuales como colectivas que se ponen en marcha cada día. ¿Se podía ir más rápido?, ¿hace falta más?. Todo eso ya da lugar a diferentes opiniones e interpretaciones, pero lo que al menos yo percibo como verdad es que la sociedad ha decidido adaptarse al cambio y volver a restablecer el equilibrio del bienestar.

Estoy seguro de que esta tendencia se mantendrá durante 2013. La creatividad aumentará, el emprendimiento será tónica general como vía para la generación de riqueza, el crecimiento y desarrollo personal será una tendencia y, cambiando nosotros, conseguiremos cambiar el entorno. La crisis nos está haciendo más fuertes. Nos está proporcionando la energía para mover la maquinaria necesaria para afrontar el cambio.  No sé si este año que comienza será el último de este largo invierno, pero estoy seguro que cada vez seremos más lo que pondremos lo mejor de nosotros mismos para abrigarnos y conseguir llegar al ansiado verano.

Esta es al menos mi creencia y mi confianza. Desde Desafío Coaching, Feliz año 2013 a tod@s.

Anuncios