Meditación

Como afirmaba Mirian Subirana en una reciente entrevista: “Muchas de las personas que han tenido éxito en la vida, practican algún tipo de meditación regularmente. Reservan momentos exclusivos para ellos en los que se relajan, se mantienen en silencio y se centran únicamente en su voz interior.

La mayoría de la gente no ha probado nunca la meditación. La mayoría de la gente no se ha sentado nunca tranquilamente a “pensar en nada” ni un minuto en toda su vida. La mayor parte de la gente está tan ocupada estando ocupada, haciendo cosas banales como ver la televisión, que no entra en su esquema sentarse, simplemente, a no hacer nada.

Yo mismo descubrí hace muy poco el poder de dedicar un rato al asueto y a la contemplación. Nunca antes lo había hecho y puedo asegurar que ha sido uno de mis descubrimientos importantes. Cuando dedicamos tiempo a nosotros mismos estamos contribuyendo a nuestro propio crecimiento. ¿Has probado tú a estar solo cinco o diez minutos “sin pensar en nada”, sin escuchar nada y sin hacer nada?. Pruébalo solo cinco minutos. Verás que sensaciones.

Para conseguir el máximo beneficio de tu tiempo de meditación, siéntate relajadamente durante 30 minutos o una hora seguida. Si no lo has hecho antes, te llevará al principio unos 25 minutos acostumbrarte a quedarte quiet@. Tendrás que esforzarte para mantenerte en tu sitio callad@ y sin hacer nada. Sentirás unas ganas enormes de levantarte y ponerte a hacer cualquier cosa. Al fin y al cabo es a lo que estás acostumbrad@. Pero se fuerte y persiste. Al final del proceso lo agradecerás.

Aunque son muchas las versiones existentes sobre lo que debe ser una correcta meditación, una recomendación habitual es que te sientes y te quedes muy quiet@, con la espalda y la cabeza rectas y erguidas y los ojos cerrados o fijando tu atención en algún objeto concreto, sin cigarros, caramelos, materiales escritos, música o cualquier otra interrupción al menos durante 30 minutos. Una hora es mejor. (Aquí encontrarás un método sencillo de meditación).

Mantente completamente relajado y respira profundamente. Deja fluir tu mente. No trates de pensar en nada de manera deliberada. Fuérzate. Cuanto más trates de no pensar en nada, mejores resultados obtendrás de la meditación. Después de 20 o 25 minutos comenzarás a sentirte totalmente relajado. Comenzarás a experimentar un flujo de energía tanto en tu mente como en tu cuerpo. Tendrás una gran sensación de bienestar.

Lo más increíble de la meditación es que si se hace correctamente funciona en siempre. Mientras estás sentad@, un río de ideas fluirá por tu mente. Comenzarás a pensar en muchas cosas. Tu trabajo consiste únicamente en relajarte y escuchar a tu voz interior.

En un momento determinado de tu meditación, es probable que las respuestas a gran parte de los problemas que te agobian y a los que te enfrentas lleguen con total claridad. Cuando termines este momento, ponte en marcha rápidamente y con decisión con las ideas que te hayan surgido. Actúa.

Sea lo que sea lo que vas a abordar, te darás cuenta que poner en marcha las ideas que han surgido durante la meditación te ayuda a conseguir tus objetivos. Pruébalo y disfruta de los resultados. Confía en ti mismo. Tienes más recursos dentro de ti de los que crees..

Anuncios