Todos nosotros tenemos unas capacidades mentales increíbles, capaces de ofrecernos respuestas a todas las situaciones de nuestra vida y en todas las áreas. Hay muchos tests que nos demuestran estas capacidades (ejemplo). Observar y escuchar los mensajes de nuestro interior nos ayudará a tomar las decisiones correctas en cada momento. Veamos cómo funciona todo esto.

Nuestro cuerpo tiene una propensión natural hacia la salud y la energía. Lo normal para él es encontrarse saludable y con energía. Es así como utiliza al máximo sus recursos y afronta las diferentes situaciones diarias. Está diseñado para vivir en torno a los cien años si le proporcionamos el mantenimiento y los cuidados adecuados. Cuando algo va mal con cualquier parte de nuestro cuerpo, se rompe esta tendencia natural y lo experimentamos en forma de dolor o molestias de algún tipo. Nuestro propio cuerpo nos da avisos.

Cuando aparecen estos dolores, normalmente hacemos algo para tratar de corregir esta situación y volver cuanto antes a nuestro estado de vitalidad y energía. Normalmente vamos al médico, tomamos pastillas, vamos al fisioterapeuta o al masajista o, simplemente, nos tomamos un tiempo de descanso. Sabemos que si no le hacemos caso al dolor o la molestia, al cabo del tiempo podría convertirse en algo más serio. Las cosas no suelen arreglarse por sí solas.

De la misma manera que ocurre con el cuerpo, en el plano emocional contamos también con avisos que nos indican lo que es bueno y los que es malo para nosotros en cada área de nuestra vida. Igual que nuestro cuerpo desarrolla dolores para indicarnos si debemos o no hacer determinadas cosas en el plano físico, en ocasiones sentimos también un “dolor emocional” que nos ayuda a decidir lo que nos conviene hacer o lo que es mejor evitar desde un punto de vista emocional.

La buena noticia de todo esto es que el dolor ayuda. Si escuchas cuidadosamente a tu mente, a tu cuerpo y a tus emociones y sigues las pistas que te dan en cada momento, mejorarás enormemente tu calidad de vida.

La infelicidad es a tu mente como el dolor a tu cuerpo. Es un mensaje que te indica que algo te esta haciendo daño y es malo. Muchas veces te sientes mal y bloqueado por alguna razón o razones que se te escapan. No sabes por qué pero estás descontent@ con tu situación. Algunas veces serás incapaz de dormir. Algunas veces estarás nervios@ e irritable. En ocasiones estarás molesto con cosas que no tienen nada que ver con la realidad. Tendrás una profunda sensación de que las cosas no van como deberían y te sentirás como enjaulad@. Todos estos son avisos emocionales de que debes realizar cambios. Si sigues igual, ya sabes que lo normal es que la situación no mejore sola.

Lo importante es que te darás cuenta y podrás solucionarlo. Lo peor sería vivir infeliz en cualquiera de las áreas de tu vida y no darse cuenta. Las cosas irían cada vez peor.

Escúchate a ti mismo. Sigue tu dialogo interno. Consigue estar feliz por dentro y conseguirás comportamientos fuera que te ayudarán a conseguir resultados excelentes. Actúa ahora!.

Anuncios