¿Cuáles son tus valores?, ¿Qué cosas son las que realmente tienen importancia para ti?, ¿Cuáles son tus creencias principales?, ¿Por qué cosas estás dispuesto a sacrificarte e, incluso, a dejarte la vida?. Estas poderosas preguntas constituyen la base de nuestra existencia. ¿Te las has planteado alguna vez?

Segundo, prioriza tus cinco valores principales. Decide hoy que se conviertan en “el rasero” por el que pasarán todas tus decisiones y actuaciones a partir de ahora. Esto te ayudará a ser consecuente y mejorar tus resultados.

Escribe tus valores clave
Cuando haces este ejercicio por primera vez, lo normal es que seas capaz de identificar multitud de cosas que son importantes para ti. Seguramente escribirás un gran número de personas, cualidades, lugares y conceptos con los que te sientes realmente identificado. Además, es probable que pienses que la mayor parte de las cualidades que has escrito, por no decir todas, son aplicables a ti en este momento.

Selecciona solo unos pocos valores
Ahora viene la parte más difícil del ejercicio. Revisa la lista de aspectos que has escrito y selecciona únicamente diez. Los diez conceptos más importantes para tí. Las diez cuestiones que, si no pudieras llevar todas contigo, son las que llevarías. Una vez que los tengas, déjalos en cinco. De esta manera conseguirás un número de aspectos con los que podrás trabajar y los resultados que obtendrás tanto para ti como para la forma en que los demás te perciban serán realmente extraordinarios.

Trabaja en tus cinco valores claves
Escribe estos cinco valores que gobiernan tu vida y priorízalos. ¿Cuál es el más importante?, ¿Y el siguiente?.
A partir de aquí, haz el firme propósito de que cualquier acción que hagas o cualquier decisión que tomes a partir de ahora deberá estar de acuerdo con estos valores. Cuando tengas que tomar una decisión, valora las alternativas y escoge aquella que sea más acorde con tus valores. De esta manera, definir tus valores se convierte en un punto de partida ideal para planificar tus actuaciones futuras en todos los ámbitos y te ayuda a ser coherente contigo mismo.

Ejercicios para la acción
Aquí hay dos cosas que puedes poner en marcha inmediatamente para conseguir mejores resultados:

Primero, clarifica tus creencias y valores prioritarias. Escribe lo que es importante para ti y revisa si tus hábitos actuales, tus decisiones y, en definitiva, tu estilo de vida son acordes a estos valores y creencias. ¿Qué conclusiones obtienes?

Anuncios